SITUACIÓN PRIVILEGIADA

Situación Privilegiada

Este inmueble tan exclusivo se encuentra ubicado en el número 6 de la calle Doña Catalina de Perea, un emplazamiento incardinado en el centro histórico de la ciudad, a los pies del Castillo de Utrera. A muy pocos pasos del alojamiento se encuentran también los antiguos templos parroquiales de Santiago y Santa María. La calle de esta Hospedería conduce a la plaza antiguamente denominada del Pescado, o Bacalao, en la que se halló establecido el Ayuntamiento durante siglos (hoy oficina de Turismo) y el convento de monjas de Santa Clara.

 

La privilegiada situación de estas viviendas nos permite poder llegar, en muy pocos minutos, a la Plaza de Altozano, que es donde se concentran el mayor número de pastelerías históricas del municipio, así como poder acceder con facilidad a otros lugares tan emblemáticos como la Fuente de Ocho Caños o el Santuario de Nuestra Señora de Consolación. Nos facilita poder disfrutar, con cercanía, de las costumbres y tradiciones más señeras de esta ciudad como la Semana Santa, el Potaje Gitano, los distintos espectáculos flamencos, la Feria y eventos programados por el Teatro y Biblioteca Municipal, Casa Surga, Centro Cultural Utrerano y otros equipamientos culturales.

Las Habitaciones

 

Adentrándonos en la Hospedería de Santa Clara, podremos apreciar en las habitaciones la impronta propia de sus propietarios, quienes han querido rendir en las distintas habitaciones un merecido homenaje a mujeres muy importantes de la historia de Utrera.

 

Los viajeros podrán hospedarse en estancias dedicadas a honrar la memoria de mujeres muy importantes en el ámbito local. Son los casos de «Doña Catalina», una estancia que está dedicada la egregia fundadora del hospital de la Santa Resurrección, en el siglo XVI, que tanta vida ha traído a Utrera; «Santa Brígida», fundadora de la orden del divino Salvador, cuyo título llevó también una de las ermitas más antiguas de Utrera. Otra opción sea cruzar el patio, que sirve de zona común a todo el conjunto y elegir el «Doña Marciala», un espacio un añadido a la casa primitiva. Doña Marciala Sainz de la Maza impulsó, en el siglo XIX, la construcción de edificios importantes de esta ciudad.

Exclusividad

Esta idea exclusiva de María José y José Antonio trata de mezclar el pasado con el presente con el propósito de deparar un estilo único y genuino, que respeta los elementos más antiguos del edificio y permite la convivencia de añadidos de diseño vanguardista, adaptados a cada estancia y proporcionándole el carácter tan especial que mantienen.